Perrito callejero encuentra por fin la ‘paz’ cuando se entera de que lo han adoptado

ad-mania

Anand Raman iba a visitar a su hermana en el trabajo, cuando se percató que un perro estaba debajo de un coche protegiéndose del calor. A pesar de que pensó en no prestarle mucha importancia, el canino le buscó como si lo conociese.

El animal al igual que el resto de la gente con quien se topó Raman, querían esconderse del sol, ya que este estaba provocando una temperatura de más de treinta grados, por lo que le impresionó el comportamiento de su nuevo amigo. Este no paraba de mover la cola a pesar de que se le veía tembloroso en sus patas traseras.

El perro tenía un pelaje por demás sucio de tanto arrastrarse para buscar un trozo de comida en el asfalto caliente. Raman empezó a cuestionarse sus motivos de continuar con su rutina o hacer algo más por el canino. Así que con la ayuda de su hermana y la complicidad de los observadores, decidió subir al perro a su coche.

Cuando el perro se encontró dentro del vehículo se le seguía viendo con cierto nerviosismo. Una vez que el coche empezó a andar, el canino se le recostó a Raman y se quedó dormido. Afortunadamente, los nervios se disiparon mientras se encontraba dormido a placer.

Raman recuerda como fue esta experiencia, que para algunos resulta muy curiosa: «Se me acercó con una disposición curiosa pero emocionado, moviendo la cola con entusiasmo. Este comportamiento suyo es lo que inicialmente me hizo enamorar de él. Luego nos sentamos allí por un tiempo en la acera y él se contentó con recibir caricias de mi parte por un tiempo».

Con la ayuda de su hermana y cuñado, Raman llevó al perro al veterinario, donde el profesional en la salud de los animales diagnóstico un afectamiento en sus dos patas delanteras debido a la falta de alimentos. Pero de manera afortunada la condición es tratable y no tendrá efectos permanentes.

Luego de un respectivo baño, se pudo observar que el perro posee un color blanco muy atractivo. Así que la familia adoptiva le puso el nombre de Snowy. El canino no tardó en acostumbrarse a sus nuevas rutinas dentro de la casa de Raman.

En las primeras instancias Snowy no podía sentirse seguro cuando lo sacaban a caminar. Quizás no entendía que tenía un hogar permanente y no quería volver a vivir los tratos negativos de las calles de Dubai. Eso si, al subir al coche volvía a relajarse y descansar de forma inmediata.

Ya ha pasado algún tiempo desde que se tuvo el primer encuentro entre Snowy y Raman y el vínculo cada vez es más fuerte. En algunas oportunidades, comparten una siesta en la misma habitación y el afectamiento que tenía en sus piernas ha desaparecido por completo. Snowy encontró paz y tranquilidad, gracias a un alma generosa.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This div height required for enabling the sticky sidebar